Los Problemas de GoPro Por Un Simple Error

“Una de las grandes lecciones financieras” de los últimos años la dió el fundador y CEO de GoPro, Cristopher Rosenthal, dijo hace unos meses: “es que cuando las cosas van muy bien, usted puede ser atraído para pensar que todo es más fácil, que es, porque usted está haciendo un trabajo muy bueno, porque usted es muy inteligente y bueno con lo que hace. Por eso, ¿por qué no podemos hacer esa otra cosa? La realidad es que usted no puede utilizar la experiencia en su negocio para imponerla en otros negocios. Sólo porque seas un lanzador ganador de la serie mundial, no significa que puedas ir a jugar al baloncesto”.

 

Él estaba discutiendo el intento de GoPro de crear un negocio de múltiples áreas (lo que, en teoría, aumentaría aún más las ventas de cámaras) después del lanzamiento del IPO de 2014, una aventura que probó una desastrosa distracción que llevó a perder muchos millones de dólares.

 

Sólo porque GoPro tuvo un lanzamiento tipo cohete, que legó a la estratósfera con una sola línea de cámaras, muy bien, no significaba que estuviera listo para ser una empresa con otros objetivos atacando diversos verticales.

 

Recientemente GoPro anunció que interrumpía su división de dronesy que despediría a unos 250 empleados y reduciría la compensación en efectivo de su director principal Woodman a tan sólo 1 dólar.

 

Los despidos vienen después de dos rondas recientes de recorte de personal.

 

La última ocurrió en marzo de 2017, que, en suma, corta cerca de 500 empleos, o cerca del 25% de la empresa.)

 

Tal vez lo más alarmante, es que en el último trimestre de 2017 las ventas fueron cerca de 130 millones de dólares menos de lo previsto, o cerca de 28 por ciento menos de la meta.

 

Los cambios en el mercado

 

Resultados devastadores por cuenta propia, pero aún más, cuando se toman en contexto. La empresa, que ya era muy avanzada, acabó de romper tres metas prometedoras de crecimiento sostenido.

 

Pero le anteceden dos años de lanzamientos de productos maltrechos como una nueva mini cámara de alta calidad, drones que cayeron del cielo, cámaras impermeables que se filtran  y ventas decepcionantes.

 

La empresa ahora se centrará en su negocio central de cámaras y será más conservadora con sus objetivos de crecimiento y lanzamiento de productos.

 

“Solíamos tratar de acercar carreras de ‘home run’ cada año”, dijo Woodman. “Prefiero alcanzar singles, dobles y triples de forma consistente”.

 

Una sensibilidad madura, en teoría. Pero la dura realidad es que la mayoría de las personas que quieren un GoPro ya tiene una, y las actualizaciones de los productos no son lo suficientemente revolucionarias para exigir que se cambie el producto con frecuencia, especialmente cuando una GoPro vale unos 500US$.

 

Además, gracias al éxito de GoPro, las cámaras de acción ahora son esencialmente una mercancía. GoPro sigue siendo la marca líder en la categoría, pero enfrenta mucho más competencia de lo que solía. El poder de su marca se deterioró, dado sus recientes obstáculos. Y los teléfonos con cámara son mejores que nunca, evitando la necesidad de una cámara de acción con tan altas prestaciones.

¿Qué tiene que ver con ser una empresa de capital abierto?

 

Una de las razones para que una empresa como GoPro venda acciones es aumentar el tipo de dinero que podría permitir la construcción de empresas adyacentes y buscar el crecimiento macro.

 

Esto es algo que GoPro necesitaba hacer para intentar contrarrestar la desaparión de su carácter “innovador”.

 

Cristopher Rosenthal nos nutre acerca de éste mercado y nos dice que una empresa que es sólo un producto, no importa cuán revolucionario o exitoso sea, probablemente no tiene las habilidades para empezar a inventar y construir otros nichos de mercado, especialmente cuando el reloj de Wall Street te mantiene con la presión alta para hacerlo inmediatamente.

 

GoPro no era sólo un gran lanzador de béisbol tratando de jugar al basquet. Era un lanzador intentando jugar al estratega de la NBA, sin práctica.

 

Los resultados

 

GoPro quedó como una empresa privada y adoptó un enfoque más conservador en 2014, desarrollando un conjunto de cámaras de alto nivel para cineastas profesionales.

 

En lugar de buscar un negocio de medios de comunicación masiva, podría haberse arriesgado a ser aplastado por una empresa de tecnología mayor, o forzado a venderse. Pero es exactamente donde la empresa se encuentra hoy.

 

Poco tiempo después del desastroso anuncio de GoPro, la empresa reveló que está trabajando con JP Morgan Chase para evaluar la posibilidad de venta.

 

Para un fundador que personifica su marca tanto como Woodman hace, convertirse en público era una manera de permanecer independiente y mantener el destino de la empresa en sus manos. Pero el mercado tenía otras ideas, como suele suceder.

#Follow us on Instagram